El faraónico y esperanzador proyecto deportivo del Atlético de Madrid en el alcalaíno barrio de Espartales sigue en barbecho. Si bien a principios de año se anunciaba a bombo y platillo la llegada del club colchonero a Alcalá de Henares, a día de hoy parece una iniciativa estancada y aparcada en el olvido.

Javier Bello, exalcalde popular, calificó “un proyecto de ciudad” la Academia de Fútbol en la que se llevarían acabo cursos de tecnificación, campus en épocas vacaciones, torneos nacionales e internacionales, cursos de formación para entrenadores y otro tipo de eventos con la participación del primer equipo del club rojiblanco. A todo ello habría que sumar el traslado de alguno de los Programas de Formación Internacional, de modo que jugadores extranjeros residirían y entrenarían en la ciudad complutense.

Situada en los terrenos adyacentes a la nueva Ciudad Deportiva de Espartales, la nueva Academia de Fútbol contaría con una extensión total de 4.700 metros cuadrados, un 12% de la superficie total del terreno, y una inversión de más de 10 millones de euros.

El complejo deportivo contaría con cinco campos de fútbol, uno de ellos con capacidad de entre 1.500 y 2.000 espectadores, un campo de fútbol de dimensiones más reducidas así como siete pistas de pádel. Las instalaciones se completarían con salas de fisioterapia, cafeterías, vestuarios y aparcamientos descubiertos.

Se desconoce la razón de dicho estancamiento para un proyecto de gran importancia para la ciudad y para Espartales, un barrio que siempre se ha quejado de no recibir el mismo trato que los demás. Lo que parecía un mero trámite se ha convertido en un asunto tedioso. Desde que entrase este nuevo gobierno municipal, las noticias sobre el avance o no del proyecto son mulas.

¿Habrá impuesto nuevas exigencias que no estaban recogidas inicialmente el actual equipo de Gobierno? ¿Habrá exigido un mayor importe de canon? Sea el motivo que sea todo parece indicar que el proyecto puede ver la luz a finales de año.

Share This