Antes de empezar con la crónica y relato del partido, hay que rememorar el partido de ida donde allá por el mes de febrero cuando las Benjaines del CBJA se impusieron en tierras alcalaínas por más de 60 puntos. De lo poco que se puede repetir de aquel día es algo que se repita con este tipo de equipos: “¡qué monas van siempre esas mamas!”. Pero hay que dejarlo claro y decirlo bien alto: ¡las alcalaínas… molan más!.

El CBJA se desplazó a Madrid a un cole pijo, en una zona pija, muy pija, donde se jugó al aire libre (aquí ya no es tan pijo), y en una cancha muy pequeña, que a nuestras galgas no le viene nada bien. De lo más destacable la actuación de la colegiada (muy bien por ella), la cantidad de balones de fútbol que interrumpieron el partido, y lo bien que habría venido que las niñas llevarán velcro en lugar de cordones en las zapatillas (y Cristina lo sabe).

El partido del sábado de las chicas fue malo, soso, aburrido…Decir todo esto de un partido donde las nuestras ganaron 22-46 puede ser prepotente, pero quien estuviera allí seguro que estará de acuerdo, si hay que jugar algún partido mal, mejor que sean estos. En fin, ya todos hemos comenzado a hacer las cuentas de posibles cruces para los play-off, que suena más a cuento de la lechera que a otra cosa. Mientras sólo quede en conversaciones entre padres ilusionados, no pasa nada.

Lo importante es que “La banda del patio” siga a lo suyo, que se diviertan y que los padres nos mantengamos en el lugar que nos corresponde, no más allá (perdonadme pero creo que esta licencia este fin de semana sí que tiene sentido).

Share This