Muchos aficionados rojillos pensarán que un punto es un punto, y otros que es un escaso botín para lo necesitado de puntos que está el RSD Alcalá. Pero la realidad es que tras lo acontecido sobre el terreno de juego las caras de los jugadores alcalaínos era un poema pese a sumar un punto en un terreno de juego muy complicado y ante otro equipo de Play-Off. La realidad es que de nuevo las sensaciones para los aficionados que se han dado cita en el Barrio del Pilar es que contra los “gallitos” de la categoría se sigue dando la cara y que pese a que el margen de mejora es muy grande, queda toda la segunda vuelta por delante detectándose en la plantilla muchas ganas de superar las adversidades.

Todo esto en un partido en el que el Alcalá volvía a encarar el mismo con las bajas de Isra, Molino, De la Cuerda y Maikel, y con las molestias que arrastraban Juli Ferrer, Sergio Hdez y Palacios, lo que obligaba a Fran Blasco a incluir en la convocatoria al jugador del filial, Diego Huerga Gismero “Torres”, que finalmente debutó como titular firmando además un gran partido en el lateral derecho pese a la presión de tener que disputar un partido tan exigente.

Pero esta temporada el Alcalá que juega a domicilio no tiene nada que ver con el equipo que salta cada domingo al Val. Desde el primer minuto el Alcalá quiso demostrarle al Adarve y a los fieles aficionados rojillos que una vez más no han querido abandonar al equipo a su suerte, que llegaba a Ganapanes con la intención de pelear por lo tres puntos en un campo de reducidas dimensiones y en el que el juego de contacto y “la presión” marcan los partidos.

Tras unos primeros minutos de tanteo y con el Alcalá bien asentado sobre el terreno de juego, un balón colgado al segundo palo tras una falta, permitía al jugador local Hector conectar en el minuto 11 un remate de cabeza desde la frontal del área chica que Juancho no pudo atrapar. El gol hizo titubear al Alcalá que, pese a todo, no perdió la compostura y se pudo beneficiar de la lesión muscular del jugador local Souza que estaba siendo una pesadilla para la medular rojilla siendo el mejor de los suyos hasta ese momento.

En ese minuto cambió el guión del partido y los rojillos encontraron un agradecido pasillo por banda derecha por el que las internadas de Lombán y Mateo empezaban a hacer daño en la zaga del Adarve. Mateo avisaba sin encontrar rematador; Sergio Hernández era derribado en el área sin que el colegiado señalara el claro penalti; y a la segunda que tuvo, Mateo no se lo pensaba y de un disparo cruzado batía al meta local al filo del descanso para hacer el 1-1 en el minuto 44. Con el gol se llegaba al intermedio.

Tras el descanso Lombán con molestias físicas se tuvo que quedar en la caseta y Diego entraba en el terreno de juego. Los dos equipos llevaron el partido al miedo a encajar gol donde las defensas se imponían una y otra vez a las delanteras. En este juego el Alcalá se sentía cómodo y en una valiente acción de Koke García, era derribado en zona de tres cuartos para que acto seguido Mateo pusiera un balón de oro en el punto de penalti que Rafael acertaba a peinar para sorprender al meta local en su salida y poner por delante al equipo rojillo (hoy azulón) (1-2).

El gol hacía justicia, pero la reacción del Adarve tenía que llegar y su empuje hizo retroceder al Alcalá. Sin demasiadas ocasiones, de nuevo otro desajuste defensivo en la zaga complutense permitía a Hector, libre de marca, volver a conectar otro remate en un balón colgado que se marchaba al fondo de la red para poner de nuevo las tablas en el marcador en el minuto 72 (2-2).

De ahí al final, la rigurosa expulsión de Fran Blasco y la moneda al aire en la que se convirtió el partido con el Adarve buscando juego directo y el RSD Alcalá explotando peligrosas contras para buscar la victoria. Con el empate en el marcador se llegaba al final del partido.

Al final sensación agridulce en el Alcalá que no supo cerrar con victoria un partido en el que trabajó para lograr los tres puntos antes de recibir el domingo en El Val a las 12:00 al UD San Sebastián de los Reyes y en plena campaña de abonados de la 2ª vuelta. Con un punto más que el logrado en el inicio de la temporada, el Alcalá buscará corregir su trayectoria en casa para con el esperado apoyo de su afición engancharse de nuevo a la liga.

Share This