Victoria del Juventud Alcalá sobre el CB El Álamo por 75-68 que le permite abandonar la senda de las derrotas tras perder los dos primeros partidos de liga. El encuentro se antojaba complicado ante un rival directo como los madrileños, un equipo veterano pero con fuerza y garra. Además el equipo de Aitor Arizmendi contaba con varias bajas importantes.

El partido comenzó marcado por los continuos fallos de ambos equipos. Fruto de este desacierto, el marcador reflejaba un triste 1-2 con tres minutos jugados. Según avanzaba el cuarto, El Álamo se iba descomponiendo en defensa y el Juventud Alcalá conseguía afinar la puntería. Para evitar que los alcalaínos se fuesen en el luminoso, los visitantes consiguieron 4/4 en triples que les permitió finalizar el cuarto con un 20-19 favorable para el Juventud.

El segundo cuarto fue parecido al primero, con continuas pérdidas por parte de ambos equipos y muchas faltas. El Juventud Alcalá no conseguía despegarse en el marcador gracias a un gran acierto de tres de los madrileños, hasta que en los minutos finales del segundo cuarto, los locales, con dos grandes triples, endosaban un parcial de 10-2 que les permitía irse al descanso con una diferencia de +8, 37-29. En las caras de los alcalaínos se podía ver la convicción de que este partido iba a ser su primera victoria, una victoria importante para un equipo que quiere conseguir el ascenso de categoría.

Tras el descanso, el Juventud Alcalá no se sentía cómodo en el partido, con pérdidas no forzadas y con un CB El Álamo que, sin desplegar un gran juego, se mantenía en el partido a base de triples y no permitía a los alcalaínos consolidar su ventaja. Como resultado, el marcador mostraba un 56-52 favorable para los locales pero que empezaba a incomodar ya que, aunque el Juventud Alcalá siempre fue por delante en el tanteo, no lograba romper el partido. El último cuerto discurrió sin pena ni gloria y siguiendo la tónica de los tres cuartos anteriores. El Juventud Alcalá luchaba por ampliar su ventaja pero El Álamo “hacia la goma” continuamente.

Y se llegó así a los minutos finales, con un marcador apretado y mucha tensión en el ambiente. Este contexto no amedrentó a los alcalaínos, que olvidaron las dos derrotas anteriores y con serenidad, trabajo en defensa y una buena selección de tiro consiguió imponer una ventaja de +5 cuando quedaba 1′ 22″ en el marcador que no peligraría hasta el final del partido.

Con un 75-68, el Juventud Alcalá conseguía su primera victoria de la temporada ante un rival duro que supo jugar sus cartas. Este domingo, tendremos una nueva batalla en el pabellón Caja Madrid ante Arcangel Rafael a las 19:00 horas.

clasificacion-juventud-alcala

Share This