Son muchas las personas que pretenden perder grasa y que por cuestiones laborales o por otra serie de razones, tienen la obligación de realizar sus comidas fuera de casa. Así que hoy queremos daros seis consejos para perder grasa comiendo fuera de casa que seguro que os serán bastante útiles.

Estos consejos también son válidos para todos aquellos que sencillamente buscan mantener su peso o comer de la forma más saludable posible cuando las comidas no dependen de ellos de forma directa, al menos la forma de cocinar los alimentos.

  1. Elegir la opción más saludable y baja en kcalorías: ni qué decir tiene, que dentro de cualquier menú del día, siempre encontraremos opciones más y menos saludables o al menos con más o menos kcalorías. Siempre será preferible elegir ensaladas como primer plato, frente a pasta, patata, arroz o cualquier otro plato elaborado. Debemos tener especial cuidado cuando tenemos como opción platos de verduras porque a veces estas vienen “fritas” en lugar de al vapor o cocidas, y precisamente las verduras absorben mucho el aceite. En los segundos platos, siempre será mejor elegir pescados o carne a ser posible a la plancha o al horno.
  2. Las ensaladas sin aliñar: cuando pedimos una ensalada, a veces es común que la aliñen en la cocina, de esta manera no tendríamos control sobre el aceite que utilizarían en la ensalada, así que es mejor especificar que preferimos aliñarla nosotros mismos.
  3. Reducir el pan en las comidas: el pan es un alimento del que generalmente abusamos en nuestra sociedad. No quiero decir con esto que el pan en sí sea el problema y el que nos hace engordar, ya que ningún alimento tiene la capacidad de hacer engordar o adelgazar a alguien, pero si salimos a comer fuera y pretendemos perder grasa, una buena opción es restar las calorías posibles del pan consumiendo menos cantidad de este.
  4. Pedir el acompañamiento de los platos: cuando pedimos un segundo plato, generalmente suelen acompañar el pescado con ensalada y la carne con patatas fritas, seguro que si nos adelantamos y pedimos que nuestra carne venga acompañada de ensalada, no tendrán ningún problema en realizar dicho cambio.
  5. Pedir básicos frente a elaborados: muchas veces tenemos miedo de pedir algo que nosotros preferimos, como por ejemplo, solicitar que nuestra carne venga a la plancha en vez de con salsa, o sencillamente que preferimos una fruta frente a un postre tipo tarta o bizcocho. En casi cualquier restaurante, si pedimos algo más básico de lo que nos ofrecen, no nos van a poner ningún impedimento.
  6. Reducir el aceite con pan: en algunas ocasiones, los platos a la plancha vienen realmente con un exceso de aceite, en este caso siempre tenemos una opción totalmente factible para evitar el consumir un plato excesivamente aceitoso y es, ayudándonos con el pan. Podemos utilizar el pan como material absorbente, de forma que eliminemos el exceso quedándose todo ello en la miga del propio pan. Parece una medida absurda, pero esto puede restar unas 200Kc en algunas ocasiones.

Así que, explicados todos estos consejos, el poder seguir perdiendo grasa o el conseguir justamente el efecto contrario, depende absolutamente de nosotros incluso cuando por algún tipo de exigencia, tenemos que comer fuera de casa todos los días o algunos días a la semana.

Artículo de www.vitonica.com

Share This